ESP | ENG
LOG IN

¿Quieres conocer nuestras últimas novedades?

ACTUALIDAD

HIGIENIZANTE DERMOPROTECTOR
25 2016
Categorizado dentro de la gama Premium de Cleanity, el Gel AQDermo es una solución higienizante eficaz para industrias que requieren de repetidos lavados de manos.  Además, contiene agentes higienizantes que evitan contaminaciones cruzadas.
El Gel AQ DERMO Cleanity está especialmente indicado para lavado de manos de manipuladores de alimentos en cárnicas, fábricas de embutidos, pescaderías, oleícolas, cereales, lácteas, frutas y verduras, etc, ya que este colectivo debe lavarse las manos muy frecuentemente y con el uso continuado de este gel la piel no se reseca ni agrieta. Asimismo, garantiza una total limpieza y cuidado de la piel, ya que tras el lavado, las manos quedan con un tacto suave e hidratado.
En palabras de Mariam Burdeos, directora de Cleanity, “la higiene personal es un área de suma importancia en la industria alimentaria. Desde Cleanity apostamos por soluciones que no sólo cuiden la piel de aquellos que trabajan diariamente en la manipulación de alimentos, sino que al mismo tiempo garanticen una correcta desinfección en pro de la seguridad alimentaria”. 

Consulta la ficha técnica de Gel AQDermo

Categorizado dentro de la gama Premium de Cleanity, el Gel AQDermo es una solución...

Mostrar más Mostrar menos
¿SE DEBE INCLUIR EL PAÍS DE ORIGEN DE LA CARNE Y LOS LÁCTEOS EN EL ETIQUETADO?
4 2016
Todos los productos envasados tienen que aportar una serie de informaciones básicas en sus etiquetas. Se trata de una obligatoriedad que está regulada por la propia UE en el conocido reglamento 1169/2011.
 
Podemos resumir estas informaciones básicas en los siguientes apartados:
 
  • Lista de ingredientes: siempre deben aparecer y en orden de mayor a menor peso.
 
  • Alérgenos: ante el aumento de las prevalencias de las alergias alimentarias esta información tiene que encontrarse de forma fácil y destacada en el conjunto de los ingredientes. No hay duda que hay una especial sensibilidad al respecto. Aunque es cierto que todos los alimentos son susceptibles de provocar alguna alergia alimentaria, la UE identifica los 14 que mayores riesgos provocan como los cereales con gluten, huevo, cacahuetes, leche, etc.
 
  • Fecha de consumo preferente o de caducidad: se deben diferenciar ambas fechas de forma clara y los consumidores comprender su diferente alcance. En el primer caso se trata del período en el que el alimento conserva todas sus propiedades y en el segundo se trata del límite a partir del cual el consumo del alimento ya no es seguro.
 
  • Información nutricional: incluye el valor energético (calorías) que aporta por cada 100 gramos o 100 mililitros de producto y el porcentaje que representa en la conocida como CDR (cantidad diaria recomendada).
 
  • País de origen: en este punto nos detenemos especialmente. Hasta el reglamento de 2011, no era obligatorio consignar el lugar de procedencia de los alimentos, solamente en el caso de algunos como la miel, frutas y verduras, pescado, huevos, aceite de oliva o carne de vacuno. Con la nueva legislación, esta obligatoriedad se ha extendido, por ejemplo, a otras carnes como porcinas, ovinas, caprinas y aves de corral.
País de origen de carnes y lácteos
 
La legislación comunitaria establece que es necesario indicar el país de origen de los alimentos siempre que omitir este dato pueda inducir a engaños para los consumidores. De hecho, éstos valoran especialmente tener esta información clara en las etiquetas en un porcentaje que supera el 80% en el caso de la leche y que roza el 90% en el caso de las carnes.
 
A pesar de esto, es cierto que hay un debate en el seno del Parlamento Europeo y diversas posiciones al respecto, aunque parece que se impone aquellos que abogan por la obligatoriedad de ofrecer esta información en el caso de la leche y la carne.
 
Los que plantean más reticencias hablan de las dificultades que, en ocasiones, se les plantea a la propia industria para tener una visión general de su propia actividad debido a lo larga que puede ser la cadena de producción.
 
Por otro lado, algunas voces también plantean que más información puede suponer mayores costes aunque este punto no está del todo claro puesto que es difícil concretar este cálculo y su relevancia real.
 
Así las cosas, todo apunta a que incluir el país de origen en las etiquetas de carnes y lácteos se impondrá. Lo demandan los consumidores y los profesionales y legisladores lo defienden. Más información siempre será sinónimo de mayor seguridad alimentaria.
 
 

Todos los productos envasados tienen que aportar una serie de informaciones básicas en sus...

Mostrar más Mostrar menos
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar