ESP | ENG
LOG IN

¿Quieres conocer nuestras últimas novedades?

ACTUALIDAD

BIOTECNOLOGÍA INDUSTRIAL
7 noviembre 2018
La apuesta por la biotecnología industrial basada en el uso microorganismos vivos abre la puerta a soluciones innovadoras incluso más eficaces que las tradicionales

La industria química está dando pasos hacia un mundo más sostenible, apoyándose principalmente en los avances que ofrece la biotecnología industrial, también conocida como biotecnología “blanca”, que utiliza microorganismos vivos para crear nuevos productos y nuevas aplicaciones en muchos sectores. Uno de ellos es el de la limpieza, en el que se han creado un gran número de soluciones innovadoras que son incluso más eficaces que los tradicionales. Así lo ha explicado, Antonio Alberola, director de producto de Cleanity, durante la ponencia “Innovación en la Industria Alimentaria y Agroquímica”, que se ha celebrado en el marco de ChemPlast Expo, la feria de referencia de la química en la industria 4.0 que se celebra en Madrid estos días. 

La irrupción de este tipo de biotecnología se ha generado a partir de que la industria ha ido tomando conciencia de que los nuevos desarrollos también implican problemas medioambientales y, en ocasiones, efectos secundarios no deseados. Existe, además, mayor concienciación de que existe una dependencia importante de la economía mundial de los recursos naturales, que son cada vez más escasos, y una mayor preocupación por la salud y la seguridad.

“Con todo, la denominada química verde busca la eficacia a través de la reducción de costes, riesgos, residuos, energía y recursos no renovables”, comenta Antonio Alberola.
La biotecnología industrial incluye productos como los bioactivos (enzimas, proteínas y péptidos) que se usan en industria alimentaria y en los productos de limpieza; los biomateriales, que pueden sustituir a fibras naturales  en textiles, y las biorefinerías (etanol y bioetanol).

En lo que concierne a la higiene industrial, la biotecnología permite desarrollar tensoactivos sintetizados biológicamente, que son más respetuosos con el medioambiente, tienen baja toxicidad y alta biodegradabilidad.

No obstante, la irrupción del uso de enzimas ha conseguido reducir el uso de agentes tensioactivos, cumpliendo como agentes blanqueadores y desengrasantes entre otros usos. En palabras del director de producto de Cleanity, “este avanceque Cleanity ha incorporado en su gama BIO , mejora los rendimientos de los procesos de limpieza por su alta eficacia, favorecen la eficiencia energética, ya que requieren menos temperatura para actuar, son biodegradables y puedes sustituir a los productos clorados o alcalino clorado tradicionales”. 
El auge por los productos químicos basados en la biotecnología sostenible se ve también en el volumen de ventas, sobre todo en la última década. De hecho, si en 2007 representaba un 3,5% del total de las ventas, se pasó a un 7,7% en 2012 para alcanzar en 2017 un 15,4%, que representa más de 300B de euros.

Como explica el responsable de producto de Cleanity, “la industria ha comprendido que la inversión en investigación y desarrollo, -especialmente la que tiene en cuenta la relación entre tecnología y medioambiente-, es capaz de generar innovaciones que contribuyen a aumentar la competitividad y la rentabilidad de las empresas que son sostenibles en sus actividades”.

La apuesta por la biotecnología industrial basada en el uso microorganismos vivos abre la...

Mostrar más Mostrar menos
MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS PARA LA IAB
22 octubre 2018
Las industrias alimentarias han evolucionado en los últimos años de forma exponencial, un crecimiento que ha conllevado también nuevas y mayores exigencias en materia de seguridad alimentaria, limpieza y desinfección. Con el fin de facilitar a las Industrias de Alimentación y Bebidas la puesta en marcha de nuevas medidas que garanticen la Seguridad Alimentaria en sus instalaciones, Cleanity, empresa especializada en Higiene Industrial, junto con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), han elaborado un Manual de Buenas Prácticas que ha sido presentado en el marco de Alibetopías. 
 
Tal y como ha explicado Mariam Burdeos, directora de Cleanity, durante su ponencia en la jornada, “este Manual pretende ser una herramienta de referencia para pequeñas y grandes empresas de alimentación con la que se mejore la toma de decisiones. Por ello, analiza las particularidades y necesidades de cada uno de los sectores, desde las industrias de bebidas, hasta las cárnicas, pasando por lácteas o las conserveras”.  
 
El Manual identifica 7 retos a los que se enfrentan las industrias alimentarias: 
 
1. Reducción de consumos. Representa una importante preocupación de todas las organizaciones, tanto por cuestiones económicas como por impacto medioambiental. 
 
Según explica Mariam Burdeos, “esta preocupación se ve claramente en lo que se refiere al proceso de higiene industrial, puesto que lo óptimo y lo que demandan cada vez más empresas es equilibrar el tiempo, la acción mecánica y química y la temperatura para conseguir reducir los consumos garantizando a su vez la seguridad alimentaria”. 
 
2. Control de las dosis y el uso de concentrados. Este reto está muy relacionado con el control de los consumos.
 
 En este caso, según la directora de Cleanity, el uso de soluciones concentradas tiene muchas ventajas:
 
o Optimización de costes de almacenamiento y transporte
o Garantía de dosificaciones exactas 
o Son soluciones más fáciles de utilizar por parte de los operarios y más seguras
o Y, por supuesto, reducción del impacto ambiental. 
 
3. La transformación digital y la industria 4.0 son una realidad ya en muchos entornos productivos. Y también en el caso de la higiene industrial introduciendo, por ejemplo, sistemas que permitan securizar los procesos, controlar los consumos, automatizar los pedidos, etc. 
 
4. Evidentemente, no podemos garantizar la seguridad alimentaria si no eliminamos los contaminantes que la amenazan. Por ejemplo, según Mariam Burdeos, “la formación de biofilms en instalaciones industriales es una de las preocupaciones actuales de mayor relevancia debido a la capacidad de ciertos microorganismos, entre los que se encuentran muchos patógenos alimentarios, a adherirse y establecerse en las superficies de equipos y conducciones”. 
 
Según explica, “cuando un biofilm se forma en las áreas donde se procesan y manipulan alimentos, es muy difícil erradicarlo, ya que en estos entornos húmedos y ricos en nutrientes se favorece la proliferación de los microorganismos del biofilm. La matriz del biofilm, además, impide la penetración de los biocidas disminuyendo su letalidad”. 
 
5. Usar soluciones con menor impacto medioambiental. Representa un reto transversal a todos los demás y con un importante calado social en la actualidad. En este sentido, desde Cleanity se han impulsado soluciones para las industrias alimentarias que cuentan con una base enzimática que, en el caso de los biofilms, rompen esta matriz permitiendo erradicar los microorganismos. 
 
5. Gestión y el control de residuos. La tendencia es formular los productos en formatos que permitan reducir al máximo el consumo de plástico. Además, también se debe dar una respuesta al post-limpieza mediante, por ejemplo, soluciones biodegradables que generen menos residuos tóxicos. 
 
7. Diseño higiénico. Es fundamental hoy en día saber cómo adaptar los diseños higiénicos a las nuevas instalaciones y maquinarias que se incorporan a las industrias alimentarias. Esten proceso pasa por la continua adaptación a las nuevas soluciones de limpieza, productos y métodos de los nuevos procesos productivos y a los objetivos relativos a la seguridad alimentaria que se van planteando. 
 
“Nuestra experiencia conociendo todo tipo de instalaciones industriales nos lleva a ser capaces de detectar cuando analizamos los espacios a limpiar, aquellas zonas grises que van a suponer un problema”, explica la directora de Cleanity. 
 
Como conclusión, la responsable de Cleanity ha querido ensalzar la importancia de unir esfuerzos con FIAB para llevar a cabo este manual, que pretende ser un documento de consulta útil y práctico que ayude a las empresas a hacer frente a los retos en materia de higiene industrial para garantizar la calidad, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad. 
 

Las industrias alimentarias han evolucionado en los últimos años de forma...

Mostrar más Mostrar menos
ACTITUD SOSTENIBLE
5 septiembre 2018
Tecnoalimen, portal web de referencia en los sectores de Tecnología de la Alimentación y Packaging, publica un artículo Sostenibilidad en la limpieza industrial, firmado por Antonio Morán, Responsable I+D+i en Cleanity.

Leer artículo

Contacta con nosotros: info@cleanity.com 

Tecnoalimen, portal web de referencia en los sectores de Tecnología de la...

Mostrar más Mostrar menos
REGLAMENTO EUROPEO BIOCIDAS
29 agosto 2018
La entrada en vigor del nuevo Reglamento Europeo 528/2012 relativo a la comercialización y el uso de los biocidas (BPR) el pasado año, trajo consigo la importante misión de armonizar los requisitos exigibles a los productos biocidas a nivel de la Unión Europea y mantener un elevado nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente.

Según este reglamento, el acceso al mercado de los productos biocidas se basa en un procedimiento de dos pasos: por un lado, la sustancia activa que se va a utilizar en un biocida deberá ser aprobada (y evaluada positivamente en términos de eficacia y seguridad) en el tipo de producto correspondiente a nivel europeo; y por otro, el producto biocida requiere una autorización a nivel nacional o de la UE antes de que se pueda comercializar.

El BPR se aplicó a 22 tipos de productos biocidas diferentes, de los cuales Cleanity trabaja principalmente en 3: por un lado, en aquellos biocidas empleados para desinfectar la piel o el cuero cabelludo; también en  aquellos productos empleados para la desinfección de superficies, materiales y equipos que no se utilizan en contacto directo con alimento o piensos; y, por último, en los productos empleados para la desinfección de equipos, recipientes, utensilios, superficies o tuberías relacionados con la producción, transporte, almacenamiento o consumo de alimentos para personas y animales.

Como novedad, todos los productos con hipoclorito tendrán que estar registrados antes del 1 de enero de 2019, así como los productos con ácido peracético que ya se registraron en noviembre de 2017.

De acuerdo con la nueva normativa, todos los biocidas pueden comercializarse solo si el proveedor de la sustancia o del producto está incluido en la lista del articulo 95 correspondiente a sustancias activas y proveedores.

Todos los productos biocidas comercializados y registrados de acuerdo al procedimiento existente antes de la BPR podrán seguir comercializándose durante un máximo de tres años a partir de la fecha de aprobación de la última sustancia activa contenida en ese biocida y cuando se le haya presentado un dossier para la autorización del producto.
 

La entrada en vigor del nuevo Reglamento Europeo 528/2012 relativo a la comercialización y...

Mostrar más Mostrar menos
Páginas12345
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar